Dónde obtener el servicio de ebanistería más completo en Alicante

23

Ya sea para reformas, rehabilitación u obra nueva, la madera se ha convertido en un material de construcción que vuelve a estar en auge y aparece con mayor frecuencia en la decoración, tanto de interiores como de fachadas.

Existen distintas técnicas a la hora de aplicar tratamientos que aseguren la resistencia natural de este material, así como diferentes métodos de construcción en los que se utiliza la madera como el elemento favorito por su textura y diversa tonalidad, cualidades que proporcionan bienestar y comodidad.

Suelos de madera, la mejor opción en revestimientos de suelos

Hay muchas empresas se especializan en la instalación de tarima flotante Alicante, por ser uno de los tipos de suelo más solicitados en revestimientos. También considerados como obras de ebanistería, las tarimas flotantes son muy solicitados a la hora de elegir un tipo de suelo para hogares y oficinas por ser una superficie que posee calidez, suavidad y acabados perfectos para dar tonalidades que armonicen con los espacios.

Otra opción similar para instalar un suelo cuyo material es la madera es el parquet, que a diferencia de la tarima flotante se trata de un pavimento base, por lo que para su instalación hay que retirar el pavimento anterior y además, es siempre de madera natural, mientras que una tarima flotante se puede instalar sobre un revestimiento, la madera no tiene porqué ser natural y su instalación es mucho más sencilla.

Instalación de una tarima flotante

Antes de instalar una tarima flotante hay que asegurarse que el suelo esté perfectamente nivelado y limpio. Después hay que forrar el suelo con espuma de polietileno, que cumpla un función de aislante térmico y acústico. Una vez colocada esta capa se procede a instalar, comenzando desde los extremos, las placas de madera y siempre teniendo en cuenta que hay que dejar unos 15 milímetros como junta de dilatación. Para ajustar la tarima contra las puertas es conveniente usar una sierra de calar que facilite un corte más limpio.

Ya solo falta esa paciencia para colocar las piezas que en la mayoría de los casos funcionarán con un sistema de clic. Hay que tener presente que para encajar las piezas contiguas a la pared hay que usar una palanqueta. Cuando se haya instalado la tarima en toda la estancia, se procede a instalar los zócalos, que a su vez cubrirán las juntas de dilatación. Para finalizar, hay que aplicar sobre la tarima un protector que ayude a proteger la madera.

Lo más recomendable es que si no se tienen nociones su busque ayuda. Si no se respetan las juntas de dilatación, la tarima terminará por mostrar un firme irregular y necesitará ser sustituida. También hay que recordar que si no se limpia correctamente, se escucharán crujidos que incluso según que horas son muy molestos.

Ventajas de elegir la madera como material de construcción

Las cualidades de la madera como elemento principal en la construcción son muchas y estas otorgan ventajas que otros materiales no poseen. Una de sus ventajas es que es capaz de soportar varios tipos de esfuerzos como compresión, tracción y flexión. Otra de las ventajas que ofrece la madera es su ligereza ya que al poseer baja densidad, permite un mejor aprovechamiento del espacio sin excluir su resistencia. Aunque la resistencia y la ligereza son sus cualidades más llamativas, se conocen otras ventajas de la madera importantes:

  • Es un material renovable.
  • Es un aislante natural.
  • Posee propiedades térmicas. Amortigua los cambios de temperatura.
  • Posee propiedades acústicas. Reduce efectos de ondas sonoras.
  • Es un material versátil que proporciona acabados estéticos.
  • Es moldeable con facilidad para lograr diversos diseños.

Material respetuoso con el ambiente

Como pieza fundamental en procesos de construcción, la madera se ha ganado su admiración por ser un componente ecológico, ya que su proceso de transformación para el uso en la construcción necesita poca energía, por lo que el ahorro en emisiones es significativo, además es un material que almacena dióxido de carbono (CO2) disminuyendo su emisión a la atmósfera y se degrada con facilidad, así estas características la hacen un componente sostenible.