Planes para el día 1 de noviembre en Alicante

564
Barrio de Santa Cruz Alicante

En apenas unos días se celebra en España la Fiesta de todos los Santos. Por tradición, es habitual ver cómo muchos españoles acuden, en concreto lo más religiosos, a los cementerios con velas y flores para llevar a sus seres queridos. Al tiempo, en diferentes comunidades autónomas se llevan a cabo fiestas populares.

Sea de donde sea, de lo que no cabe la menor duda es de que este día puede dar mucho de sí. De hecho, los más afortunados tratarán de cogerse algún que otro día libre para poder juntarlo con el fin de semana anterior y hacer una escapada.

Un buena idea, tanto para unos como para otros, es la de ir a Alicante, una ciudad que tiene mucho que ofrecer. Desde Aladinia te lo ponen en bandeja con planes de lo más originales que incluyen actividades de aventura o degustaciones gastronómicas. ¿Te apuntas? Pues toma nota de todo lo que puedes hacer allí.

1. Hacer una ruta por el casco antiguo. Es una buena manera de aterrizar, de conocer un poco más de los alrededores y de tener una idea de dónde se está y todo lo que hay por descubrir. Algo que no puede faltar es una visita al Castillo de Santa Bárbara, como era de esperar en el mismo se encuentran las huellas del pasado árabe de la ciudad. Si se continúa el recorrido, que se puede hacer tanto a pie como en bicicleta, se llegará hasta la Concatedral de San Nicolás. Desde allí, lo mejor es dirigirse a la ermita porque es donde se tienen unas vistas panorámicas únicas.

2. Disfrutar de su gastronomía. Aunque Alicante tiene mucho que ofrecer en este sentido, quienes no conozcan bien el lugar es muy probable que no sepan a dónde acudir para contar con los mejores manjares. Es aquí donde webs como Aladinia pueden resultar una excelente idea porque entre sus planes se encuentra la opción de disfrutar desde desayunos hasta cenas, al mejor precio. Todo ello en lugares únicos y con mucho encanto que pueden incluir la visita a una bodega, un spa, un circuito termal, una cena romántica y hasta la opción de disfrutar de la mejor comida a domicilio.

3. Visitar un safari. Sí, Alicante puede dar mucho más de sí que la idea que se tiene de playas y paella y esta es la muestra de ello. En el Safari Aitana, que está ubicado en Penáguila, se ofrece a todos los visitantes la opción de tener una experiencia única desde el propio vehículo adentrándose en una reserva para animales de más de 1.500.000 m². Allí se podrá disfrutar de ellos en un hábitat de semilibertad totalmente natural. Tigres, leones, elefantes y una importante cantidad de fueras están esperando a todos los visitantes. Además, quienes quieran pueden comer en su propio restaurante, que cuenta con un ambiente africano.

4. Bautismo de buceo. Seguro que muchos de los que han visitado con anterioridad Alicante y han estado en el Mar Mediterráneo no saben aún todos los tesoros ocultos que se pueden encontrar en él. Esta es la actividad perfecta para todos ellos porque se trata de llevar a cabo una iniciación en el mundo del buceo. Para poder disfrutar de la experiencia al máximo lo primero que se hará será recibir las explicaciones básicas y teóricas. Con ellas, y siempre de la mano de profesionales, se darán los pasos siguientes para asegurar la diversión con la mayor de la seguridades. Quien quiera vivir una nueva experiencia y ver toda la fauna marina del Mediterráneo, ya sabe a qué tiene que apuntarse.

5. Vuelo en globo. Esta es una de esas actividades que, a buen seguro, hemos visto hacer a otros otras tantas veces pero nunca se ha llevado a cabo y, de alguna manera, queda la duda de saber cómo será, qué sensaciones se experimentan y, en definitiva, cómo es la vida vista desde ahí arriba. La idea es subir a 1.400 metros de altura y disfrutar de la sensación de estar flotando en el aire mientras se pueden observar paisajes asombrosos en el transcurso. El itinerario varía en función de los vientos, pero todos ellos merecen la pena. Al finalizar, el equipo se encarga de ofrecer un excelente desayuno y cava para poder brindar todos juntos.

6. Viajar a la Isla de Tabarca. Este viaje cuenta con un barco-bus de última generación y empieza en el mismo Muele de Santa Pola. Gracias a la embarcación con la que se cuenta, es la manera más rápida y segura de llevar a cabo semejante trayecto. Durante el viaje quienes se animen a embarcarse disfrutarán de las vistas de la costa alicantina hasta hacer parada en la Isla de Tabarca. El archipiélago hará las delicias de sus visitantes con los islotes de La Galera, La Cantera y la Nao. Además de playas con aguas cristalinas y asombrosa naturaleza, allí espera un pintoresco pueblo amurallado que, de hecho, ha sido declarado como Conjunto Histórico Artístico y Bien de Interés Cultural.