¿Cómo crear regalos promocionales personalizados?

585

Regalos promocionales personalizados

El merchandising es una de las técnicas de venta de eficacia más contrastada. Funciona (al menos con tal nombre) desde los años 60 y, aunque sea de forma aproximada, todos sabemos lo que quiere decir. Básicamente, un producto de merchandising es un regalo, generalmente artículo de uso habitual, encargado o producido por la propia empresa con una finalidad promocional.

Para cumplir su cometido, un regalo promocional debe cumplir con al menos dos requisitos: debe ser de uso habitual y debe tener unas características que permitan que se visibilice bien la marca. De esta forma, la empresa entrega gratuitamente a muchos de sus clientes un objeto capaz de generar un recuerdo positivo de marca. El objetivo es entregarlos masivamente, para así contribuir al conocimiento de la marca entre la mayor población posible. De esta forma, el regalo consigue fidelizar al cliente, a la vez que supone un espacio publicitario gratis.

Para lograrlo, deberás tener un diseño atractivo y encontrar el producto ideal. Se trata de personalizar un objeto de uso común, para lograr así diferenciarte de la competencia. A continuación te damos algunas pistas.

Algunas ideas de regalos promocionales

Hoy en día existe una amplísima variedad de regalos promocionales. Cualquiera es bueno, siempre que cumplan con su doble función: ser útil para nuestro cliente y mostrar nuestra marca. En Maxilia.es dispones de un catálogo de artículos personalizables, que podrás repartir en eventos, en conferencias, en reuniones o, simplemente, en tienda.

Aquí van algunos ejemplos de regalos promocionales personalizados, que permitirán a tu empresa diferenciarse de la competencia con un producto original capaz de visibilizar la marca:

– Mascarillas protectoras: debido a la triste pandemia que estamos viviendo, las mascarillas protectoras han irrumpido como un regalo promocional barato, eficaz y útil, que las empresas pueden adquirir tanto para sus propios empleados como para entregar a sus clientes. Por sus características, son un producto ideal para serigrafiar el nombre de la empresa con una visibilidad absoluta: debemos llevarla obligatoriamente puesta, y la marca queda a una altura perfecta para que cualquier interlocutor la vea. Además, tanto los clientes como los empleados relacionarán la seguridad laboral con la marca.

– Tazas y botellas: son un producto muy habitual entre los regalos promocionales porque se utilizan frecuentemente fuera de casa. Así, muchas personas se llevan una taza a la oficina para tomar café, mientras que solemos echar mano de botellas para hacer deporte. Si cada vez que alguien salga con la bici lleva una botella con tu logo, lograrás una amplia visibilidad.

– Ropa: evidentemente, todos nos vestimos a diario, de modo que se trata de conseguir un diseño atractivo que colocar en una prenda útil y confortable. Puedes optar por sudaderas o gorros, prendas clásicas de los regalos promocionales, pero también por bufandas, polos o delantales.

– Bolígrafos, libretas y lápices… de memoria: los bolígrafos y libretas personalizadas son el ejemplo típico de objeto de merchandising. La razón es muy sencilla: en muchas ocasiones necesitamos apuntar algo. Si tenemos a mano una libreta o un bolígrafo con el logo de la empresa, tanto mejor. Además, es muy fácil colocar la marca en la tapa de la libreta. Si esa libreta acaba en una oficina o un despacho la visibilidad está garantizada.

A estos objetos “clásicos” de oficina debemos añadir hoy los lápices de memoria, que llevan una buena temporada entre los regalos personalizados más demandados. Es una herramienta informática de uso común, muy útil y barata, con un añadido: aunque sean necesarios, la mayoría de las personas no adquiere habitualmente un lápiz de memoria, con lo que el nuestro les puede venir muy bien. Un lápiz de memoria permite también transmitir una imagen de marca innovadora.