¿Cuál es el origen de la cachimba?

27
origen de la cachimba

Podemos encontrarla en establecimientos especializados a golpe de un clic y con los diseños más exclusivos o, como podemos ver en el modelo Moze Breeze Two, con las prestaciones más avanzadas. La cachimba recibe diferentes sobrenombres y su popularidad es innegable. Probablemente las conozcas también como pipas de agua, narguile o shisha. Estos términos son un reflejo de su interesante poso cultural y una muestra más de sus implicaciones históricas y milenarias.

Su origen se circunscribe a la cultura oriental y su estructura integra diferentes elementos. El sistema funciona a partir de la inhalación de aire mediante una boquilla. El aire que emite la cachimba se convierte en vapor en el interior de la estructura y circula por su conducto en forma de humo blanco y aromatizado.

Si tuviésemos que remitirnos al punto exacto en que este invento vio la luz, deberíamos desplazarnos en el tiempo hasta el Imperio Persa, concretamente hasta la Dinastía Safavid. Desde su irrupción como elemento de ocio y, por qué no, también como un ritual de socialización fue adoptada de una forma generalizada en el Mediterráneo oriental. Poco a poco su popularidad fue in crescendo y heredándose de unas generaciones a otras.

Su trasfondo histórico abarca muchos siglos y, además, la carga cultural asociada a ella ha experimentado algunas variaciones en función de la zona geográfica. No sólo podemos ver cómo cambia su nombre dependiendo del país en que nos encontremos, sino también, su concepto y la utilidad que se le confiere.

La primera región en que comenzó a utilizarse fue el norte de África. Su desplazamiento hacia el resto del mundo siguió una ruta atravesando Marruecos, Argelia, Libia y Túnez. 
Fue al poner los pies en Egipto cuando adoptó una de sus denominaciones más popularizadas: Shisha. Ya entonces comenzó a proliferar como una suerte de ritual de socialización (para algunos, incluso, un arte) y se practicaba en grupo.

En la actualidad, se ha convertido en una seña de identidad cultural en países como Israel, Turquía, Siria, Líbano o Grecia. En la mayoría de ellos recibe el sobrenombre de Narguile y su peso simbólico está especialmente arraigado en la sociedad. De hecho, es regalada como un regalo a todos los integrantes del núcleo familiar cuando ya tienen la mayoría de edad y, por lo tanto, simboliza el tránsito hacia la edad adulta.

Su presencia es especialmente acusada en establecimientos culturales en los que hay zonas habilitadas para el consumo de té o café. Turquía es uno de los países en donde este tipo de locales están más expandidos.

En Estambul, por ejemplo, podemos encontrar lugares llamados Kultur Nargile Cafe. En ellos incluso se ofrecen cartas de menú para degustar shisha en diferentes aromas. Los clientes pueden escoger el sabor que mejor se adapte a su paladar y preferencias personales. La gama abarca soluciones con notas cítricas hasta otras alternativas que emulan al café.

Aunque en el pasado sí que constituían un elemento más restringido a determinadas regiones o culturas, hoy constituye un recurso completamente integrado en todos los rincones del mundo. La cachimba está globalizada a lo largo y ancho del planeta y sus diseños, sus aromas o las implicaciones sociales y culturales asociadas poseen diferentes matices aunque el objetivo que se esconde detrás de este hábito es el mismo: Disfrutar de un momento de ocio, relax y compañía.