Motivos para disfrutar de las vacaciones en Alicante y dónde alojarse

1805

El pasado año 2016 se registró en Alicante el pasajero que fue el número doce millones en pasar por su aeropuerto. La buena salud con la que cuenta la Costa Blanca en el sector turístico no ha pasado desaparecida para nadie y, año tras año, se repite lo mismo: los viajeros se dejan seducir por este lugar. Sobre todo ocurre con quienes llegar desde Inglaterra. Pero, ¿cómo conseguir unas vacaciones allí sin tener que gastar demasiado?

Lo fundamental pasa por el transporte (si se reserva con antelación siempre es mucho mejor) y por encontrar alojamiento en Alicante. Como es de esperar, en temporada alta los hoteles se llenan y, por supuesto, los que quedan libres tienen precios desorbitados. La alternativa ante esto pasa por buscar apartamentos en Alicante que satisfagan todas las necesidades. En realidad, se puede optar por el alquiler de apartamentos baratos en Alicante de una manera muy sencilla, ya que hay páginas que se encargan de realizar estas búsquedas de acuerdo a los filtros que se hayan preestablecido. De esta manera siempre se puede estar seguros de contar con el mejor precio. Pero, ¿qué tiene Alicante que llama tanto la atención?

– Buen clima. Si se viaja hasta Alicante se puede estar seguro de que se podrá disfrutar del sol ya que su temperatura media a lo largo de todo el año ronda los 17 grados centígrados. Siendo así, no hay que optar por los meses en los que viaja más gente y que, por tanto, son más caros. Aunque se trate de primavera, finales de verano o, incluso, otoño, se podrá contar con un clima agradable.

– Sus playas. Sin duda este es uno de sus mayores atractivos. Ir a Alicante es estar seguros de contar con un mar de intenso azul y playas de arena blanca. Todo un paraíso al alcance de cualquiera.

– Su gastronomía. El arroz, con todas sus variedades, hace las delicias de todos los comensales. Por supuesto, también cuentan con una amplia variedad de carnes y pescados. Quien pruebe, seguro que repite.

– El castillo de Santa Bárbara. Se trata del guardián de la ciudad y, por este motivo, es todo un icono para los alicantinos. Desde sus murallas se pueden tener unas vistas excepcionales de toda la ciudad por lo que merece mucho la pena hacer una visita.

Y estos son solo algunos motivos para ir hasta Alicante pero lo más importante pasa por fijarse un presupuesto y tratar de no salirse de él para no llevarse disgustos a la vuelta de las vacaciones. En el caso de optar por un alquiler vacacional en Alicante se puede estar seguros de que es la mejor elección posible. No es solo porque resulta ser más económico, además se puede considerar como tener una segunda vivienda (en este caso, en la playa) sin los costes de mantenimiento. Toda la familia podrá disfrutar de ella, tener más espacio y, por supuesto, comer con un presupuesto menor a cualquier hora del día y lo que se desee. En definitiva, tener un apartamento es como ser un ciudadano más del lugar que se visita.