Visitar Alicante en primavera

170

Aunque siempre puede ser un buen momento para pasar unos días en Alicante, no cabe duda de que la primavera es una época excelente para recorrer la ciudad. Después de todo, el clima es muy agradable entre los meses de abril y junio, ya que no hace frío de invierno, pero el calor todavía no aprieta.

De este modo, puede ser el momento idóneo para dedicar un fin de semana a recorrer las calles de nuestra ciudad y descubrir los encantos que puede ofrecerte. Veamos, pues, algunos de los motivos por los que visitar Alicante en primavera será una excelente idea.

Pasear por las calles de Alicante

Existen muchas excusas para tomarte unas mini vacaciones y visitar nuestra ciudad. Sí, puedes aprovechar el puente de Semana Santa, o puedes escoger uno o dos fines de semana. Asimismo, tienes la opción de contratar un free tour Alicante o descubrir los encantos del lugar por tu cuenta. Sea como sea, estás a punto de averiguar todo lo que tiene que ofrecerte.

Si paseas por las calles de Alicante, no tardarás en encontrar todo tipo de lugares interesantes. Por ejemplo, los visitantes suelen dedicar un rato a recorrer el castillo de Santa Bárbara. Se trata de una fortaleza medieval construida durante el siglo IX, es decir, durante la época del dominio musulmán. Además, es una de las más grandes de toda España. Se levanta en lo alto del monte Benacantil, a 166 metros sobre el nivel del mar, y te ofrecerá unas vistas inigualables de toda la costa alicantina.

Otro punto interesante que no debes perderte es la Basílica de Santa María, que te espera no muy lejos del castillo. Está situada en la misma falda del Benacantil y fue construida sobre los restos de una mezquita a lo largo de los siglos XIV y XVI. Se trata de un edificio de estilo gótico que incorpora elementos renacentistas, y en su interior encontraremos excelentes obras de arte. Así, es un punto que nadie se puede perder.

Descubrir los museos

Pasear por las calles de Alicante en primavera es muy agradable, ya que el clima será el más adecuado. No obstante, eso no debe impedirnos entrar en algunos museos, y aquí encontrarás verdaderos tesoros.

El Museo de Arte Contemporáneo de Alicante es un claro ejemplo. Situado frente a la Basílica de Santa María, brinda a sus visitantes la ocasión de disfrutar de una colección estupenda de obras del siglo XX. Nombres como Dalí, Miró, Tàpies o Picasso se dan la mano para ofrecer una experiencia única a los visitantes.

Por otro lado, el Museo Arqueológico expone, en su interior, piezas de la época romana, pero también de la Edad Moderna. Y, si el tema te interesa, puedes aprovechar el buen tiempo para visitar los restos arqueológicos de la ciudad, como los de Lucentum y Monte Tossal.

Playas excelentes y vacías

Por último, hemos de señalar que Alicante siempre ha destacado por sus excelentes playas. Las encontrarás de todo tipo: desde las playas de arena, como El Campello, hasta las más rocosas, como las del Torreón. La ventaja es que, si vienes en primavera, podrás disfrutar de un tiempo estupendo, pero las playas todavía estarán bastante vacías. Sí, el agua está un poco fría, pero podrás tomar el sol y relajarte cuánto quieras.