Trucos para pasar la Semana Santa en Alicante con poco presupuesto

27

El mes de marzo está a punto de acabar y es este el que da paso a la llegada de la Semana Santa, esos días en los que uno se puede tomar un momento de descanso para disfrutar y para volver a la rutina diaria con nuevas y renovadas energías. Lo que ocurre es que, en muchas ocasiones, el presupuesto es limitado, aunque no por ello significa que el viaje tenga que ser peor. Lo importante es conocer algunos trucos para ahorrar y hacer de la experiencia algo inolvidable.

1. Créditos rápidos. Hablamos de ellos porque es una manera de conseguir un dinero extra de una manera rápida y sencilla. Conviene usarlos de forma puntual, como puede ser el caso de unos días de descanso. La gran ventaja es que se puede llevar a cabo toda la gestión de forma online y en apenas unos minutos. Si te quieres dar un capricho, ésta es una buena alternativa para ayudar a las finanzas.

2. Cupones. Ya que se tiene a mano un dispositivo y la conexión a Internet lo mejor que se puede hacer es navegar un rato en búsqueda de ofertas (esto, si se hace con algo de tiempo, mejor que mejor) Hay páginas web, de hecho, especializadas en cupones descuento. Tan sólo tienes que ver aquello que te pueda llamar la atención por la zona (en este caso, Alicante) y elegir.

3. Compara. Alicante tiene muchas opciones en lo que se refiere a medios de transporte con los que poder acudir y hoteles. Una buena opción es ver la ubicación de estos últimos a la hora de elegir y, una vez que se haya hecho una preselección, lo mejor que se puede hacer es una comparación entre ellos. Siendo de la misma tipología no suelen diferir mucho, pero sí que puede haber un importante ahorro.

4. Hermandades y cofradías. Ya que tu destino es Alicante y que tendrá lugar en una fecha marcada en el calendario, aprovecha para impregnarte de su tradición y sal a las calles para ver una procesión.

5. Disfruta del mar. Algo que hace único a Alicante es que está bañado por el mar Mediterráneo y aunque las temperaturas no sean todavía las idóneas para darse un baño, nada impide disfrutar de la playa, pasear por la orilla o dedicar el tiempo a realizar alguna actividad de ocio por el lugar como es el caso del kayak, el submarino o el esquí acuático.

6. Un paseo por la historia. Está opción está al alcance de cualquiera. Tan sólo hay que subirse al tranvía (con el itinerario L3) y, a la par que se disfruta de las vistas del litoral, se puede pasar por los tres principales puntos arqueológicos de la provincia: el Museo Arqueológico Provincial de Alicante, Lucentum (un yacimiento arqueológico romano) y El Campello (con restos ibéricos y romanos)

7. No te pierdas nada. Hay diferentes excursiones organizadas para conocer al detalle la ciudad y aquellos que lo prefieran también pueden optar por alquilar una bicicleta y acudir a los lugares que más les llamen la atención.