Qué ver en Altea: Descubre sus joyas ocultas

55749
Qué ver en Altea

Altea es, sin duda, uno de los pueblos más bonitos de la Costa Blanca. A menos de 40 minutos de Alicante en coche, los rincones mágicos de Altea te trasladarán a un ambiente bohemio donde se respira arte por todas partes.

Esta pintoresca población situada en la Costa Blanca de Alicante es conocida por sus impresionantes playas y su encantador casco antiguo, por lo que se trata de un destino popular entre los turistas y residentes que buscan una experiencia relajante y agradable a orillas del Mediterráneo.

Sin embargo, este coqueto pueblo es mucho más que sol y playas. Altea también alberga algunos rincones, atracciones y enclaves naturales menos conocidos, pero igualmente impresionantes, que están esperando a ser descubiertos.

Desde capillas escondidas y torres antiguas hasta miradores y espacios naturales de gran encanto, en esta guía descubrirás qué ver y qué hacer en Altea.

Así que, tanto si eres aficionado a la historia, un entusiasta de la cultura o simplemente buscas parajes y actividades en plena naturaleza, únete a nosotros para descubrir los tesoros ocultos de Altea.

La historia de los monumentos y edificios de Altea

Altea es una ciudad con una rica historia que se remonta a la época romana. Durante siglos, esta ciudad fue un importante puerto comercial y pesquero y un bastión defensivo contra los invasores musulmanes. A lo largo de los años, Altea ha sido testigo de muchos acontecimientos históricos, desde la conquista por las tropas de Felipe V hasta la Guerra Civil española. Esta rica historia se refleja en los monumentos y edificios de la ciudad, que son una mezcla única de estilos arquitectónicos y culturales.

El casco antiguo de Altea

Si hay algo por lo que es famosa Altea es por sus calles de fachadas blancas y aceras de piedra. Durante el recorrido por el Casco Antiguo encontrarás a tu paso algunas calles y plazas preciosas, como La Plaça de L’Aigua o la Plaza de la Cruz, entre otras. Así que a continuación te contamos algunas cosas que ver en Altea en un día, para que no te pierdas ninguno de los rincones con más encanto de esta pintoresca población mediterránea.

El casco antiguo de Altea es uno de los lugares más encantadores de la ciudad. Con sus estrechas calles empedradas, sus casas blancas y sus coloridas macetas de flores, este barrio es el lugar perfecto para perderse durante horas. En el corazón del casco antiguo se encuentra la Plaza de la Iglesia, rodeada de bares y restaurantes donde se puede disfrutar de una deliciosa comida o bebida mientras se admira la belleza de la iglesia. No te pierdas el Mirador de los Cronistas, situado junto a la iglesia, desde donde podrás admirar una vista impresionante de la bahía de Altea y los rascacielos de Benidorm en el horizonte.

Si paseas por su laberinto de calles descubrirás algunos de los edificios y monumentos más emblemáticos de la ciudad. Uno de los lugares más destacados es la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora del Consuelo, conocida por su cúpula azul y blanca que se puede ver desde toda la ciudad y es conocida como la Cúpula del Mediterráneo. La Plaza de la Iglesia, además, acoge en Semana Santa y durante los meses de verano la Mostra d’Artesanía de Altea, donde cerca de una veintena de artesanos de todo el país exhiben sus creaciones.

Las calles principales incluyen Calle Mayor, Calle San José y Calle Santo Domingo, todas ellas llenas de tiendas, restaurantes y galerías de arte. Otros de los lugares que no puedes perderte en el casco antiguo de Altea son la Plaza de la Cruz, rodeada de casas blancas y con una fuente en el centro, y La Plaça de L’Aigua, una pequeña plaza situada en el corazón del casco antiguo de la ciudad, en un lugar tranquilo y acogedor que invita a relajarse y disfrutar de la belleza de su entorno.

Y si te gusta el arte, no puedes perderte las distintas galerías de arte y exposiciones ubicadas en las principales y más típicas casas de Altea. Además, el casco antiguo de Altea está lleno de pequeñas tiendas de artesanía y recuerdos, donde podrás encontrar desde cerámica y joyería hasta ropa y objetos de decoración. Si eres un amante de la gastronomía, no puedes perder la oportunidad de probar la cocina típica mediterránea en alguno de los restaurantes del casco antiguo.

También te recomendamos pasear por las calles del casco antiguo de Altea al atardecer, cuando las luces cálidas de las farolas y las fachadas de las casas crean una atmósfera mágica y acogedora y descubrir por ti mismo los rincones y miradores con más encanto.

Por las noches, sobre todo en la temporada estival, el casco antiguo de Altea cobra vida con una animada escena de ocio, y la mayoría de los restaurantes ofrecen platos de la cocina local, como arroces, pescado fresco y verduras. Después de la cena, si lo deseas, podrás disfrutar de una copa en alguna de las numerosas terrazas, escuchar música en directo en alguno de los bares de la plaza, o simplemente disfrutar de la agradable atmósfera nocturna.

La Iglesia Parroquial de Altea

Mención aparte se merece la Iglesia de Nuestra Señora del Consuelo de Altea, el principal edificio religioso de la localidad y el símbolo más emblemático de su casco antiguo. Se encuentra en la Plaza de la Iglesia, rodeada de casas blancas, tiendas de artesanía y restaurantes con encanto.

La iglesia tiene su origen en el siglo XVII, cuando se construyó junto al castillo que protegía la villa. En el siglo XIX se amplió y se le añadieron las dos cúpulas azules cubiertas de azulejos que la caracterizan. Estas cúpulas son visibles desde varios puntos de la costa y se han convertido en un icono de Altea que muchos denominan: «La Cúpula del Mediterráneo».

La iglesia está dedicada a Nuestra Señora del Consuelo, patrona de Altea. Su interior es de estilo neoclásico, con una sola nave y varias capillas laterales. Destaca el retablo mayor, obra del pintor Manuel Rodríguez, que representa a la Virgen con el Niño y los santos Pedro y Pablo.

La iglesia es un lugar de culto y de celebración para los alteanos, que acuden a ella en las fiestas patronales y en otras ocasiones especiales. También es un lugar de interés turístico y cultural, que atrae a numerosos visitantes por su belleza y su historia. La iglesia se puede visitar si la encuentras abierta, excepto durante las horas de misa.

Los mejores miradores de Altea

Tanto el casco antiguo como otros lugares de Altea son ideales para disfrutar de unas estupendas vistas panorámicas del mar Mediterráneo y de la Costa Blanca. Algunos de los mejores miradores panorámicos de Altea son:

El Mirador de los Cronistas: se encuentra junto a la Iglesia de Nuestra Señora del Consuelo, y ofrece una vista impresionante de la bahía, la Serra Gelada y en el horizonte los rascacielos de Benidorm.

El Mirador Glorieta del Maño: se sitúa en el Portal Vell, una antigua puerta de entrada a la villa amurallada, y permite contemplar la increíble bahía de Altea y el Morro de Toix.

El Mirador de la Galera del Mar: Este mirador, ya fuera del casco antiguo de Altea, se encuentra en la parte superior del puerto deportivo de Altea y merece la pena visitarlo porque ofrece vistas impresionantes del puerto y del mar. Desde aquí también se pueden ver las montañas de Sierra Helada en el horizonte.

El Mirador del Faro de l’Albir: Este mirador se encuentra en la cima de la montaña de l’Albir, a unos 5 kilómetros de Altea. Desde aquí se pueden ver las playas de Altea, Benidorm y la Isla de Benidorm, así como las montañas de la Sierra Helada y la bahía de Altea. Es un lugar ideal para ver el amanecer y la puesta de sol.

Estos son solo algunos de los mejores miradores de Altea, pero hay muchos otros lugares para disfrutar de las vistas impresionantes de esta hermosa zona de la Costa Blanca que te invitamos a descubrir por ti mismo. 

Descubre las playas más hermosas de Altea y alrededores

Altea ofrece una gran variedad de playas y calas para disfrutar del mar Mediterráneo. Sus playas se caracterizan por ser de piedra, lo que evita la masificación y garantiza la limpieza del agua. Algunas de las mejores playas de Altea son:

La Platja de l’Olla: es una playa de un kilómetro y medio que combina bolos, roca y arena. Frente a ella se alza un islote que se puede alcanzar a nado o en kayak. Es ideal para desconectar, pasear o jugar con niños. También tiene un espacio habilitado para mascotas. 

El Castell de L’Olla: cada año, Altea celebra San Lorenzo (10 de agosto) con el Castell de L’Olla, que tiene lugar el sábado más cercano a esta festividad. Se trata de un espectáculo de música y pirotecnia que congrega desde hace más de veinte años a miles de personas. Los fuegos se disparan desde el mar junto a la Illeta, en la Playa de la Olla, y es sin duda un espectáculo lleno de magia, una maravilla que no te puedes perder si estás por la zona en estas fechas.

Castell de l'Olla Altea

La Playa de la Barreta-Mascarat: está al norte de Altea, junto a un puerto deportivo. Esta pequeña playa de aguas cristalinas y rocas escarpadas es ideal para relajarse y disfrutar de la naturaleza. Además, cuenta con un chiringuito donde podrás tomar algo fresco mientras admiras las vistas al mar. No te pierdas la oportunidad de descubrir esta joya escondida de Altea, perfecta para practicar deportes náuticos

La Playa de L’Espigó: es una de las nuevas playas de Altea, inaugurada en 2019. Conecta las playas de La Roda y Cap Negret y tiene una longitud de 400 metros. Es una playa accesible, con rampas, pasarelas y duchas adaptadas. También cuenta con otros servicios para personas con movilidad reducida. Tiene una zona de arena y otra de piedra.

La Playa de La Roda: es la playa más céntrica y concurrida de Altea, situada junto al paseo marítimo. Tiene una extensión de 1.400 metros y es de piedra pulida. Ofrece todos los servicios necesarios, como socorristas, hamacas, sombrillas, chiringuitos o restaurantes. Desde ella se puede disfrutar de una de las mejores vistas de la cúpula azul de la iglesia de Nuestra Señora del Consuelo.

La Playa de Cap Negret: es otra de las playas de Altea que puedes visitar. Se encuentra al norte del pueblo, entre la desembocadura del río Algar y la cala del Soio. Tiene una longitud de 2 kilómetros y es una playa de grava y roca que tiene como telón de fondo la espectacular sierra de Bèrnia. Es una playa tranquila y con aguas limpias, ideal para relajarse y disfrutar del paisaje. Tiene algunos servicios, como hamacas, sombrillas, chiringuitos o restaurantes. También se pueden practicar deportes náuticos, como kayak o windsurf.

La Playa del Albir: está en el municipio de Alfaz del Pi, a unos 5 kilómetros de Altea. Es una playa de piedra y arena que tiene una longitud de unos 600 metros. Cuenta con el distintivo de Bandera Azul por la calidad de sus aguas y servicios. Tiene un bonito paseo marítimo con palmeras, bancos y numerosos restaurantes y terrazas muy concurridos durante todo el año.

Espacios naturales y paisajes de Altea que merece la pena visitar

Altea cuenta con una gran riqueza de espacios naturales y paisajes que merece la pena conocer y disfrutar. Algunos de los principales son:

La Sierra de Bérnia: Es un macizo rocoso de 1.129 metros de altura que separa las comarcas de la Marina Alta y la Marina Baixa. Es un lugar de gran valor ecológico y paisajístico, donde se pueden encontrar numerosas especies endémicas de flora y fauna, así como restos históricos como el Fort de Bérnia o el Forat, un agujero natural que atraviesa la sierra. Se puede recorrer mediante el sendero PR-V7.

El río Algar: Es un río que nace en la sierra de Aitana y desemboca en el mar Mediterráneo en Altea. A lo largo de su curso se pueden ver diferentes paisajes, como la zona húmeda de la desembocadura, catalogada como humedal, o las fuentes y cascadas del tramo alto, conocido como las Fuentes del Algar. El río Algar también es un hábitat para diversas especies de aves, peces y anfibios que no te puedes perder.

El monumento natural del Cap Negret: Es un afloramiento volcánico situado en la playa del mismo nombre, que se formó hace unos 11 millones de años. Es el único ejemplo de este tipo de roca en toda la costa alicantina y tiene un gran interés geológico y paisajístico. Junto al Cap Negret se encuentra la playa fósil Cala del Soio, donde se pueden observar restos de conchas y corales incrustados en la roca.

La bahía de Altea y el Parque Natural de Serra Gelada: La bahía de Altea es una amplia curva del litoral que ofrece unas vistas espectaculares del mar Mediterráneo, el Peñón de Ifach y el casco antiguo de Altea. Se puede recorrer mediante el sendero azul de la bahía de Altea, que conecta diferentes puntos de interés ambiental y cultural a lo largo de 7,75 kilómetros. Al norte de la bahía se encuentra el Parque Natural de Serra Gelada, una sierra litoral que se eleva sobre el mar formando impresionantes acantilados. El parque alberga una gran diversidad biológica y paisajística, así como elementos patrimoniales como el Faro del Albir o las minas de ocre.

Otros espacios naturales de interés: Además de los anteriores, Altea cuenta con otros espacios naturales y paisajes que vale la pena visitar, como el Mascarat y Toix, dos acantilados marinos que flanquean la bahía por el sur; la huerta de Altea, un espacio agrícola tradicional donde se cultivan frutas y hortalizas; las fuentes de Bèrnia y la microrreserva de flora, donde se pueden ver especies vegetales endémicas y protegidas.

Estos son algunos de los principales espacios naturales y paisajes de Altea, pero hay muchos más que descubrir. Altea es un pueblo que invita a explorar su entorno natural con los cinco sentidos y a admirar su belleza.

Las mejores excursiones y rutas cerca de Altea

Altea ofrece una gran variedad de excursiones y rutas de senderismo para descubrir sus bellos parajes naturales y disfrutar de su paisaje y su patrimonio. Algunas de las rutas más destacadas son:

La Ruta del río Algar y huerta de Altea: una interesante ruta circular de 11,6 kilómetros y baja dificultad que recorre el último tramo del río Algar, desde su desembocadura hasta unos 4 kilómetros aguas arriba que se puede hacer tanto a píe como en bicicleta. En el camino se pueden encontrar gran variedad de pinos, araucarias y otras variedades de plantas, así como la Ermita de San Roque y algunos restos de la huerta tradicional de Altea.

La Ruta de las calas de Altea: una ruta de ida y vuelta de 8 kilómetros y baja dificultad que bordea el litoral noreste de Altea, pasando por varias calas de cantos rodados, como la playa fósil de Cap Negret o la playa de l’Olla, donde se puede practicar snorkel o kayak. También se pueden ver Villa Gadea, casamatas de la Guerra Civil y el islote de l’Olla. Una ruta impresionante para disfrutarla, si te animas,  al amanecer o al atardecer. En esta ruta encontrarás, además, algunos chiringuitos y terrazas con estupendas vistas para picar algo o tomar una cerveza durante el camino.

Ruta del Estrecho de Mascarat: Es una ruta corta de unos 2 kilómetros y dificultad moderada que se adentra en un impresionante barranco, donde se pueden observar los tres puentes que lo cruzan: el ferroviario, el antiguo y el nuevo. Es una ruta interesante por los contrastes entre paisaje natural e ingeniería.

Ruta del Faro del Albir: Una de nuestras preferidas. Una ruta moderada que puedes iniciar desde un parking habilitado a su inicio y que llega hasta el faro del mismo nombre, situado en el Parque Natural de la Serra Gelada. Es una ruta muy panorámica que ofrece unas vistas al mar Mediterráneo, al Peñón de Ifach y a la bahía de Altea de las más bellas de la zona. Una excursión que no te puedes perder si estás por Altea.

Ruta del Forat de Bernia: una ruta algo más complicada que las anteriores con 400 metros de desnivel que recorre la sierra de Bernia, una impresionante formación montañosa que separa las comarcas de la Marina Alta y la Marina Baixa. Esta ruta panorámica pasa por el Forat, un agujero natural que atraviesa la sierra, y por el Fort de Bernia, una fortaleza del siglo XVI construida por orden de Felipe II.

Sendero Azul Bahía de Altea: Esta ruta, bien conocida por todos los que residen por la zona, se inauguró no hace mucho. Te permite recorrer, desde el paseo marítimo, algunas de las calas y playas más bellas de la localidad, y llegar a algunos de nuestros parajes naturales preferidos de Altea, como la desembocadura del río Algar. Es una ruta sencilla con muy poco desnivel que disfrutarás si te gustan los paisajes marinos.

Estas son solo algunas de las rutas y excursiones que se pueden disfrutar en Altea y alrededores, tanto a píe como en bicicleta,  pero hay muchas más opciones para todos los gustos y niveles. Y es que Altea, como descubrirás si te animas a realizar alguna de estas rutas, es un destino ideal para los amantes de la naturaleza.

Qué hacer en Altea y alrededores: nuestra selección de actividades

Hay muchas actividades turísticas, de ocio y acuáticas que puedes hacer cerca de este bonito pueblo de la Costa Blanca.  Por ejemplo, alquilar una bicicleta eléctrica para recorrer la costa o el interior de Altea o, si te gustan los deportes acuáticos, practicar kayak, buceo, surf o esquí acuático en algunas de sus playas. También, hacer una excursión en catamarán o en velero para ver la puesta del sol desde el mar.

O si lo prefieres, explorar los alrededores de Altea, donde hay muchos lugares interesantes que ver. Por ejemplo, puedes visitar el Castell de Guadalest, un pueblo medieval con un castillo y unas vistas espectaculares; las Fonts d’Algar, unas cascadas naturales donde puedes bañarte y refrescarte; o Benidorm y su gran oferta de ocio y diversión. A continuación te dejamos algunas sugerencias:

Paseo en catamarán con barbacoa desde Altea

¿Queréis explorar las joyas costeras del Mediterráneo? Embárcate en este paseo en catamarán por Altea y disfrutarás de su magnífico litoral. Además, ¡podrás disfrutar de una estupenda barbacoa a bordo!

Más información sobre esta actividad aquí >>

Free Tour por Altea

En este free tour por Altea descubrirás esta bella localidad mediterránea de casas blancas y bahías que sirvieron como refugio para piratas acompañado por un guía y totalmente gratis.

Más información sobre esta actividad aquí >>

Descubre Terra Natura Benidorm

Terra Natura Benidorm es un enorme parque que recrea ecosistemas de América, Asia y Europa. Aquí podrás observar elefantes, leones, tigres, rinocerontes, grandes herbívoros y aves exóticas en espacios con barreras invisibles. Asistirás a exhibiciones y podrás participar con los pequeños de la casa de una zona multiaventura con puentes, redes, tirolinas y toboganes.

Más información sobre esta actividad aquí >>

Alquila un barco con patrón desde Calpe para toda la familia

Muy cerca de Altea, desde Calpe, seréis conducidos por un patrón de barco experimentado, navegaréis por la costa de Calpe y sus alrededores mientras disfrutáis de la brisa del Mediterráneo. Veréis acantilados, calas escondidas y muchas más maravillas del litoral alicantino.

Pasaréis junto al Peñón de Ifach y el Morro de Toix, y surcaréis las aguas del Mediterráneo para llegar hasta las localidades vecinas de Altea y Moraira, donde veréis calas como la de Mascarat o el Portet.

Durante la travesía, fondearéis en algunas de estas calas para que podáis disfrutar de sus aguas, explorar el fondo marino practicando snorkel y divertiros con las tablas de paddle surf. 

Más información sobre esta actividad aquí >>

Disfruta de un Tour en moto de agua por Benidorm

En este tour en moto de agua por Benidorm navegarás a toda velocidad por el Mediterráneo mientras contemplas desde el mar los gigantescos rascacielos de esta famosa ciudad alicantina. Una actividad con mucha adrenalina y diversión que no te puedes perder. a tan solo unos minutos de Altea.

Más información sobre esta actividad aquí >>

Descubre el Parasailing en Benidorm

En esta divertida experiencia de parasailing en Benidorm tendrás la oportunidad de contemplar la Costa Blanca desde el cielo. Una vista privilegiada de la Nueva York del Mediterráneo combinada con una ¡pura descarga de adrenalina!

Más información sobre esta actividad aquí >>

Los mejores restaurantes y chiringuitos de Altea

Restaurante Zero Zero El Albir

Después de recorrer Altea y alrededores, o realizar alguna de nuestras actividades recomendadas, seguramente te apetecerá disfrutar de su rica oferta gastronómica.

Altea es un pueblo costero con una larga tradición pesquera y una gastronomía que se basa en los productos del mar y de la huerta. Altea cuenta, además, con una gran oferta de restaurantes y chiringuitos donde degustar su cocina mediterránea con vistas al mar o al casco antiguo, muy popular por su gran oferta de pizzerías.

En el Paseo Marítimo y el Puerto de Altea podrás disfrutar de un relajante paseo al lado del mar y degustar lo mejor de la gastronomía local en cualquiera de los numerosos restaurantes que encontrarás a lo largo del paseo, pero si lo prefieres, puedes visitar alguno de nuestros restaurantes y chiringuitos preferidos de Altea:

El Restaurante El Cranc de Altea es un chiringuito situado en la playa de l’Olla, que ofrece cocina mediterránea y especialidades en arroces y pescados. Tiene una terraza con vistas al mar y un ambiente relajado, cuando no está lleno a rebosar. Justo al lado, si lo prefieres, está otra de nuestras terrazas favoritas de Altea, Sant Cafetería Bar, con menos pretensiones y mucho menos conocido, pero con las mismas vistas y una buena carta de arroces y tapas.

El Restaurante Osteau de Altea es un restaurante situado en el casco antiguo, que ofrece cocina francesa y mediterránea con un toque de autor. Tiene un salón muy acogedor, una bodega selecta y un trato acogedor. Los clientes recomiendan su menú de degustación, su foie con manzana o su tarta de queso. 

El Restaurante In Bocca al Lupo de Altea es un restaurante de comida italiana que se encuentra en la calle Mayor. Se trata de un restaurante que ofrece una cocina italiana auténtica y de calidad, con productos frescos y de temporada. Algunos de sus mejores platos son la pizza napolitana, el ravioli de foie gras, el risotto de setas y trufa, y el delicioso tiramisú. Tiene una decoración moderna y elegante, un ambiente acogedor y una preciosa terraza cubierta muy agradable las noches de verano. 

El Restaurante y Parrilla El Chiringuito. Situado al final de la Playa del Albir, es un chiringuito que ofrece platos mediterráneos como arroces y fideuas, y carnes a la brasa. Tiene una carta sencilla y casera, pero con platos que tienen mucho éxito entre sus comensales como la paella, el pulpo a la gallega o las sardinas. Los clientes aprecian su ubicación junto a la playa, y su buena calidad precio. En verano suele estar bastante lleno.

El Restaurante Noa Lounge & Gourmet es un restaurante ubicado en el Puerto Deportivo Campomanes en Altea. Un coqueto gastro-lounge que combina restauración y vanguardia, ofreciendo una cocina de fusión con influencias de diferentes partes del mundo. Algunos de sus platos más populares son el tartar de atún rojo, la hamburguesa de buey, las empanadas argentinas, los tacos, el sashimi de salmón y algunas de sus tapas. Tiene una bonita terraza con vistas al mar y muy buen ambiente.

Restaurante L’Olleta Club del Mar es un restaurante situado en la playa de la Olla en Altea. Se trata de un chiringuito-restaurante que ofrece cocina mediterránea con especialidad en arroces y mariscos. Algunos de sus platos más populares son el arroz con yemas de erizo, el arroz meloso de bogavante, el pulpo a la brasa, el tartar de atún rojo y las croquetas de gamba roja. Cuenta con una terraza con unas preciosas vistas al mar. 

Restaurante Crown of India Altea. Por último, una de nuestras debilidades en Altea. Si te gusta la comida hindú, según nuestro criterio, una de las mejores de la Costa Blanca. Ubicado en la calle Mayor de Altea, ofrece una variedad de platos entre los que cabe destacar el curry de pollo, el cordero tikka masala, sus panes naan, su samosas y el postre de mango. Cuenta con una estupenda terraza con vistas al mar y al casco antiguo de Altea y un muy buen ambiente. Una opción deliciosa y diferente para disfrutar de la gastronomía en Altea.

De compras por Altea: Rastros y Mercadillos

Ir de shopping en Altea puede ser una experiencia inolvidable, ya que esta localidad tiene un carácter bohemio y mágico que ofrece un estilo de vida tranquilo y encantador. En Altea puedes encontrar una gran variedad de tiendas, boutiques, mercados y exposiciones de artesanía y souvenirs, donde podrás adquirir todo tipo de productos. Algunas de las zonas comerciales más destacadas son:

El casco antiguo, donde paseando por sus calles empedradas y entre casas blancas encontrarás un buen número de coquetas tiendas de ropa, complementos, decoración, arte, artesanía y souvenirs.

La Avenida del Rey Jaime I, donde se concentran la mayoría de los comercios locales, con una oferta variada de moda, calzado, joyería, perfumería y alimentación. Y donde encontrarás también el Mercado Municipal de Altea.

Los mercadillos y rastros también son una opción divertida y económica para ir de compras en Altea y alrededores. En ellos podrás encontrar productos de todo tipo, desde frutas y verduras frescas hasta ropa, complementos, antigüedades y artesanía. Algunos de los mercadillos y rastros más populares de la zona son:

El Mercadillo de Altea, que se celebra todos los martes por la mañana en el Parking Basseta Centre de Altea. Aquí podrás comprar frutas, verduras, flores, ropa, bolsos, relojes y otros artículos a buen precio.

El Rastro Don Quijote, que se celebra todos los sábados y domingos de 10:00 a 16:00 en una finca cerca de Alfaz del Pi. Aquí podrás encontrar un buen número de puestos con objetos de segunda mano, antigüedades, libros, discos, muebles y curiosidades. También una animada terraza con música y bar para, si lo deseas, tomar algo durante tus compras.

La Muestra de artesanía de Altea es un evento que se celebra todos los años desde hace más de 35 años en la plaza de la Iglesia de Altea. Se trata de una exposición y venta de productos hechos a mano por artesanos locales, como cerámica, joyería, cuero, madera y pintura. La muestra tiene como objetivo impulsar y fomentar la artesanía en Altea. La muestra de artesanía de Altea se realiza dos veces al año: durante el periodo de Semana Santa y durante los meses de verano. El horario es de 19:00 a 24:00 horas todos los días y la entrada es gratuita.

El Rastro el Cisne es un mercadillo de antigüedades y coleccionismo que se celebra en Benidorm, muy cerca de Altea. Se ubica en un recinto junto a la tienda de antigüedades El Cisne, que permanece abierta también los días de mercadillo. El rastro se divide en dos zonas: una con los puestos del mercadillo y otra zona de restauración con bares, cafeterías y locales de comida local e internacional. Este rastro abre tres veces por semana: los jueves, sábados y domingos de 09:00 a 17:00 horas. En sus puestos se pueden encontrar objetos de segunda mano, antigüedades, libros, discos, muebles y curiosidades. El rastro el cisne está situado en Av. de la Comunitat Valenciana, 124, entre Benidorm y Alfaz del Pí. Se puede llegar en coche, ya que cuenta con un gran parking gratuito.

Como comprobarás, los mercadillos y rastros son una forma de conocer la cultura y el comercio local de Altea y alrededores, además de pasar un rato agradable y divertido.

Dónde alojarse en Altea: los mejores hoteles de la Villa Blanca

Altea cuenta con una amplia oferta de alojamiento, desde hoteles de lujo hasta apartamentos turísticos. Pero si buscas hoteles con encanto en Altea, te proponemos varias opciones para disfrutar de una estancia especial con tu pareja, familia o amigos:

SH Villa Gadea: Este hotel de 5 estrellas se encuentra en las afueras de Altea y ofrece vistas al mar y piscinas de estilo laguna. Tiene habitaciones amplias y elegantes, spa, gimnasio, restaurante y bar. Ideal para una escapada romántica o unas vacaciones en familia.

Más información sobre este alojamiento aquí >>

Hotel Boutique La Serena: Este hotel boutique se encuentra en una calle tranquila del centro histórico de Altea, a 5 minutos del mar y de la principal zona comercial. Tiene habitaciones modernas y acogedoras, piscina climatizada, jacuzzi, sauna, masajes, restaurante y bar. Es perfecto para una estancia relajante y exclusiva.

Más información sobre este alojamiento aquí >>

Hotel Cap Negret: Este hotel de 4 estrellas se encuentra frente a la playa de Cap Negret y ofrece acceso directo a esta playa de guijarros. Tiene habitaciones cómodas y luminosas, piscinas al aire libre con chorros de agua, gimnasio, restaurante buffet, bar y animación. Es una opción fantástica para disfrutar del sol y el mar.

Más información sobre este alojamiento aquí >>

Hotel Abaco Altea: Este hotel tradicional con encanto está en pleno centro histórico de Bellaguarda, en Altea, a 5 minutos a pie del paseo marítimo. Tiene 10 habitaciones elegantes y originales, decoradas con motivos florales y frutales. Ofrece un desayuno casero y personalizado, una copa de bienvenida y un servicio atento y amable.

Más información sobre este alojamiento aquí >>

Hotel La Costera: Este pequeño hotel con encanto se encuentra en el casco antiguo de Altea, cerca de la plaza de la Iglesia. Tiene 4 habitaciones tranquilas, únicas y confortables. Una habitación está adaptada para personas con movilidad reducida. Ofrece un desayuno completo y saludable, servido en la mesa, y un bar del vino con carta de vinos internacionales y platos para compartir.

Más información sobre este alojamiento aquí >>

Estos son solo algunos ejemplos de hoteles con encanto que puedes encontrar en Altea. También hay otros alojamientos como hostales, pensiones, apartamentos o casas rurales que pueden adaptarse a tus preferencias y tu presupuesto que puedes consultar aquí.

Como comprobarás si sigues nuestra guía sobre qué ver y qué hacer en Altea, esta preciosa población es uno de los rincones más bellos de la Costa Blanca y ofrece mucho más que sol y playa. Así que, si estás buscando un destino fuera de lo común para tus próximas vacaciones o fines de semana, no dudes en visitar Altea y descubrir sus tesoros ocultos.